La limpieza de tu colchón Kipli no es tan complicada como podrías imaginar, así que incluso los accidentes más terribles pueden limpiarse con productos de limpieza comunes. En todo caso se recomienda usar un protector de colchón, sobre todo en los colchones infantiles.

General:
La funda del colchón se remueve fácilmente. Esta puede lavarse a máquina en ciclo delicado o a una temperatura máxima de 40º.

Si la mancha es grande, aplica un quitamanchas ligero sobre la mancha antes de lavarla.
Si la mancha es superficial y solo sobre la funda, este paso es suficiente.
Si quieres cambiar la funda por una nueva, puedes contactarnos y te propondremos una funda de remplazo (alrededor de 20% del precio del colchón)

Si el liquido atraviesa la funda, puedes limpiar el núcleo del colchón. El agua no daña al látex natural al contrario de los colchones de Memory foam. Se desaconseja el uso de agentes de limpieza fuertes, como el Cloro. Trata de eliminar los restos de agua pasando una esponja o un trapo delicadamente, sin frotar. Deja que la humedad restante se seque al aire libre.

Limpieza ligera:
Si deseas refrescar o limpiar ligeramente tu colchón Kipli, puedes usar el bicarbonato de sodio un aliado excelente que encontrarás en cualquier supermercado. Desenfunda tu colchón, "absorbe" el líquido presente y espolvorea una capa fina de bicarbonato sobre el núcleo del colchón. Déjalo actuar por 30 minutos, luego podrás aspirarlo con una aspiradora.

Limpieza de una mancha:
Si se trata de una mancha ligera, puedes usar el mismo método anterior, "limpieza ligera", asegurándote absorber la humedad restante con una esponja o un trapo, aplicando una capa fina de bicarbonato sobre la mancha y dejarlo actuar por 1 hora antes de aspirarlo.
Para remover una mancha más grande, sea suciedad, sangre, orina, se aconseja usar métodos naturales:

Primero retire la funda y lávela a máquina a una temperatura de 40º
Luego absorba el liquido restante del colchón con la ayuda de una esponja o un trapo de forma delicada y sin frotar.
Aplique una capa gruesa de bicarbonato de sodio sobre la mancha para absorber la humedad restante. Aspíralo.
Finalmente, utiliza vinagre blanco* o un detergente biodegradable y aplícalo con la ayuda de un trapo o paño, sin frotar.

Si al final queda una mancha, pero el colchón está seco, no debería haber problemas. Lo más importante es eliminar la humedad al momento de limpiarlo.

Si tienes más preguntas no dejes de consultar nuestro artículo dedicado a este tema, o de escribirnos por correo electrónico a contacto@kipli.com o por nuestro chat.

¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!