Si tu cama tapizada se llega a ensuciar, recomendamos que la limpies con mucha delicadeza.

Evita el uso de productos o agentes fuertes o químicos para eliminar manchas.

Con la ayuda de una esponja o un trapo limpio y ligeramente húmedo, frota la mancha delicadamente. Si esto no basta para deshacerte de la mancha, moja la esponja o tu trapo con una mezcla de vinagre blanco y bicarbonato de sodio, repite esta vez el mismo proceso, pasándolo por la mancha. Con este proceso debería desaparecer la mancha.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!