El colchón Kipli está constituido de dos capas de latex natural. Una capa es más fina y más suave, y la otra es más densa y firme.

Las dos capas de densidades diferentes son unidas con una pega a base de agua y látex líquido. Esta pega no es nociva.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!