El látex utilizado para hacer los colchones Kipli cuenta con el certificado EUROLATEX. Este certificado garantiza que la transformación del látex se realiza en Europa y que no cuenta con ningún tipo sustancias nocivas para la salud, residuos químicos, metales pesados, solventes, ni compuestos orgánicos volátiles. El látex se transporta y guarda en condiciones seguras con el fin de evitar el contacto con cualquier substancia nociva. EUROLATEX certifica igualmente que todos los empleados implicados en la cadena de producción trabajan bajo las condiciones de trabajo de la ley europea.

Los colchones Kipli también están certificados por ECO-INSTITUT, que garantiza igualmente que el látex utilizado no contiene residuosquímicos ni genera ningún tipo de emisiones nocivas para la salud del hombre. Certifica la ausencia de contaminantes orgánicos persistentes, de pesticidas, de ftalatos y de formaldehído.

La funda del colchón Kipli cuenta con el certificado OEKO-TEX® STANDARD 100, este certifica que los productos sean aptos para los niños.
OEKO-TEX® STANDARD 100 es un sistema de inspección y de certificación independiente y reconocido a nivel mundial sobre la materia prima, los compuestos de los productos y el acabado de los productos del sector textil, en todos los estadios de la producción. Este certificado controla la ausencia de muchas sustancias, entre los que encontramos los colorantes azoico, el formaldehído, el pentaclorofenol, el cadmio, el níquel, el plomo y otros.
Este certificado contribuye a garantizar la seguridad de los productos, ya que los criterios de este test son más exigentes que las reglamentaciones nacionales e internacionales.

La vida de uso de los colchones Kipli es garantizada por el certificado CATAS, que verifica la durabilidad del látex a lo largo de su periodo de uso.

Para saber más sobre nuestros certificados, puedes consultar nuestra página dedicada este tema o escribirnos directamente al correo contacto@kipli.com
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!