Al recibir tu colchón Kipli puede que notes un olor muy ligero de látex al desembalarlo, sin embargo este se disipará rápidamente. Tu colchón es comprimido y embalado para facilitar su transporte, es normal que sientas el olor del látex al desembalarlo, pero este es un olor natural y no es químico.

Después de haber recibido tu colchón, deberás desenrollarlo y dejar que este tome su forma natural. Este proceso puede tomar un par de horas. Si dejas las ventanas abiertas durante este proceso el olor del látex se disipará rápidamente.

El colchón Kipli es sano y no genera ningún tipo de emisión tóxica. No usamos espumas de poliuretano, memory foam, químicos, retardantes de llamas o adhesivos químicos o sintéticos. Utilizamos látex Dunlop 100% natural y algodón orgánico. Estos materiales cuentan con los certificados EUROLATEX y OEKO-TEX® STANDARD 100 respectivamente.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!