Los colchones Kipli están hechos de látex 100% natural de la más alta calidad. No cuenta con sustancias nocivas y es biodegradable al final de su vida de uso. Los colchones Kipli son extremadamente duraderos, pueden utilizarse por aproximadamente 15 años en el marco de un uso cotidiano.

Mientras que la mayor parte de las empresas producen sus colchones en producciones masivas al otro lado del mundo, Kipli cuenta con una producción "Europea" y "responsable". Fabricamos los colchones en su integridad al norte de Italia, importamos la materia prima, el látex líquido, en su estado bruto, para luego transformarlo.

Encuentra todas las razones por las que deberías escoger nuestro colchón Kipli en este artículo.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!